9 oct. 2013

KOENRAAD DEDOBBELEER


Koenraad Dedobbeleer en el Centre d'art contemporain d'Ivry
Koenraad Dedobbeleer, dibujo preparatorio de pequeñas cajas por las vidas pasadas ", 2012. © Koenraad Dedobbeleer, cortesía de compensación, Nueva York.

Koenraad Dedobbeleer
La mano de obra de la certeza



"Esculturas disfuncionales" 
Las esculturas de la artista belga Koenraad Dedobbeleer (n. 1975) funcionan como simulacros de objetos funcionales de hoy en día. Debido a que se colocan en un contexto de la exposición y por lo tanto, liberados de su función útil, que existen como soportes ambiguas que se ponen a disposición para la interpretación. Cada pieza se presenta tanto como un objeto cotidiano, que pertenece a la esfera doméstica (una pieza de mobiliario, utensilios, herramientas), y un objeto estético, que corresponden a los criterios que rigen en el diseño y la escultura. Tablas o columnas están excesivamente agrandados, por ejemplo, o desmontados y reconstruidos de manera diferente.

Este es el caso de la asignatura de la materia (WS), una pieza que es algo entre una columna y una fuente, a la vez masivo y portátil, y doblemente paradójica, o Tradición nunca es Given, siempre construida, una reproducción monumental del tubular pies de taburetes imbuidos de gran banalidad, pintado en tonos rosa y blanco roto delicados, como tantos cambios irónicos que hacen las piezas oscilan entre el estado de los muebles ornamental y la de obras de arte. El calor de una estufa, la llama de un quemador de gas (Economía Política de la mercantiliza Signo, 2012), el agua de una fuente, un arbusto recortado en un topiary, estos sugieren una apropiación de la naturaleza a través del placer, mientras que los objetos manufacturados se rompen hasta ser convertido a un estado salvaje.


Con un gran amontonamiento de ironía, los objetos del artista parecen indecisos, que provocan múltiples asociaciones de ideas; Dedobbeleer crea "esculturas disfuncionales," Cascos establecido por nuestra percepción de que nos invitan a volver a evaluar nuestros propios criterios para la comprensión de las formas y sus orígenes culturales.







8 oct. 2013

Wojtek Ulrich



the dog( video)


.Wojtek Ulrich (Polonia, 1963) es egresado de la Academia de Artes de Wroclaw (Polonia), así como de la Academia de Artes de Düsseldorf (Alemania). Sus principales plataformas de producción son el video, la videoinstalación, la escultura y la intervención a sitio específico. Vive y trabaja en Nueva York.
MUESTRA        Ineluctable modalidad de lo visible
Pongo a su consideración el hecho de que cada exhibición es el resultado de un arreglo de objetos en un espacio designado para la presentación pública de arte. Este ordenamiento propone un sentido, no sólo indicando un recorrido, sobre todo estableciendo vínculos nominales entra las piezas reunidas con el único fin de alcanzar una coherencia entre las decisiones del artista, respecto de la producción de cada una de ellas, y el sesgo interpretativo al que está sujeto todo proceso curatorial.


Yo debo considerar que el trabajar en el terreno del arte contemporáneo no pospone enfrentarme a un conjunto de expectativas sobre lo que debería ser el arte, opuestas a lo que ya no se encuentra en su actualidad. La certeza de las ausencias y las posibilidades del hallazgo suceden pues en el terreno de la experiencia. Exigir de antemano garantías de satisfacción o complacencia es lo último que hará por usted ésta, la primera individual del artista Wojtek Ulrich (Polonia – EU) en México.
Por qué? Quizá se deba al uso de materiales reciclados e industriales para la intervención de espacios arquitectónicos originalmente consagrados a la devoción, vueltos ahora continentes de un conjunto de útiles (1) dispuestos a la secularización total. Pero esta operación de laicidad no actúa únicamente sobre presupuestos religiosos. La procedencia maquinal de las partes que conforman estos dispositivos está lejos de ser reverenciada. Incluso se ponen a prueba las elecciones estéticas que hacen otros artistas sobre el potencial de cambio que su práctica supone para nuestras sociedades en estado de crisis.
video-Instalacion

De manera consistente, Wojtek Ulrich se ha dedicado a subrayar las tensiones que acompañan todo proceso de representación en el arte. La simple elección de materiales o el lugar de su realización, y quienes contribuirán a su materialización, puede desatar profundos conflictos éticos, morales, de clase y políticos tanto para el artista como para el público receptor. Es decir, la condición pasiva de toda audiencia es en realidad una concesión, pues la percepción implica ya una participación que obliga a la toma de posición. Aprobar o desaprobar no son las metas, promover la discusión, la recepción crítica, es una posibilidad cada vez más disminuida en sociedades acostumbradas a lo espectacular, lo entretenido y seductor en el ámbito de lo visual.
Heidegger estaba consciente de cómo la entropía terminaba por transformar lo originario en derivado, lo útil en objeto, el decir en habladurías. La experiencia del arte ofrece una oportunidad para revertir la irreversible extinción de la posibilidad de lo útil en todo aquello que conforma nuestro mundo, es decir, mantener la opción para realizar el cambio.
Irving Domínguez, curador de la muestra


INSTALLATION.
Wood, dry fish, 5 video monitors video clip.

W: 51" H: 48" D: 128". years: 1997 - 1998

6 oct. 2013

Manuel Vilariño

Fotógrafo y poeta, Manuel Vilariño (La Coruña, 1952) - Para mí el paisaje es interrogación, es el preguntarse sobre la desaparición. Pero también tiene que ver con la escucha, con esa sensación de cuando te acercas a montañas y océanos y sabes que llegas a lo desconocido y a lo salvaje, de acercarse a lugares intactos aunque no lo sean. Fotografío esos paisajes que no son de ningún lugar, paisaje aurorales, con niebla, que pueden ser de Islandia o puede ser una laguna al lado de mi casa, que no distinguen entre sí. Me interesa como experiencia de lugar de escucha o de silencio y siempre observado con los ojos del animal. Como decía Rilke: "con todos los ojos del animal en lo abierto", así pretendo ver yo el paisaje. No como algo exótico, sin retorica ni grandilocuencia, pretendo verlo de frente. Con sosiego, con eso que María Zambrano llama "la luz del despertar", cuando aun no cantan los pájaros, como acto primero virginal. 

Entrevista Manuel Vilariño. Mar de Afuera. Fotografía