22 mar. 2012

Roberto Fabelo

Roberto Fabelo nacido en Camagüey en 1950, es un pintor, dibujante e ilustrador cubano que ha consumado cuarenta exposiciones personales y ha participado aproximadamente en unas 500 exposiciones colectivas en más de 20 países.







Desde niño uno puede enviciarse. Soy un vicioso del dibujo y no he podido curarme. Hoy pinto, algo esculturas, ensamblo cosas, pero el dibujo es de a diario: dosis de por vida. Por suerte el otro vicio que compite de igual a igual es mi familia. Mi esposa Suyu, a la que siempre llamo sueñito o puti, según la ocasión sea romántica o carnal; nuestros dos hijos: Roberto Camilo, de nueve años, y Gabriel, decinco; ángeles o diablillos, también según la ocasión, que retozan en o sobre misdibujos o pinturas.
Soy un mirón y un indagador de las gentes. En sus rostros esta todo el escenario de sus historias. Aunque crean que no, siempre los estoy observando. Lo hago con la misma pasión y curiosidad con que miro a la fascinante variedad de plantas, animales y cosas que pueblan este raro mundo.

Compro libros sobre la naturaleza y también de arte. Me interesa mirar hacia todo el arte, unque me inscribí  temprano en la tradición figurativa: aquella que proviene de Velázquez, Goya, Daumier, Kokusai, Klint, Otto Dix, hasta el gran Lucian Freud
De todas formas, tengo suerte; puedo dedicar todo el tiempo a trabajar en la creación. Admiro a muchos compañeros que son capaces de escribir o pintar y a la vez organizan, dirigen cosas y van a reuniones casi a diario. Yo también voy a reuniones, pero siempre saco mi cuaderno de apuntes y caigo de nuevo en el vicio de dibujar. Todos saben que es una enfermedad y me lo perdonan. Como también mis amigos me disculpan que no los deje fumar dentro de mi casa (vamos al jardín). Deje de fumar, pero a veces miro las volutas de humo con cierta nostalgia, aunque sin arrepentimiento.
 
   Cuando más, me acompaño de un buen Havana Club de siete años o un buen Whisky. El vino lo dejo para mi alimento preferido: el pescado.  Si me lo traen, me pasa como a Paulo Ucello antes de acostar a su mujer en la cama. Sabia que la amaría, pero primero se arrodillaba y contemplaba el paisaje de su cuerpo, obsesionado como estaba con la perspectiva. Antes de comerme un pescado, lo dibujo, es el vicio el mismo habito de mirar con otro escrutador la realidad y saber que en ella esta toda la fantasía.

Fragmento entrevista .......
De qué manera logra la conjunción entre lo grotesco y lo bello?
Hay una rara belleza en lo grotesco. En el Reparto Náutico, donde vivía, tenía al frente una señora. Era una negra gorda, bajita. Era un negro casi morado. Me recordaba, en una asociación, un caimito cuando está maduro: estiradita la piel de la fruta, una mezcla de un rojo con un violeta oscuro.
Esa señora... intenté que me posara, casi lo logré. Tendría, no sé, 50 años, y era casi redonda por completo. Era una figura rara, extraña, insólita. Hay una poesía de lo raro, y una belleza de lo raro. Y de lo que esa señora, casi grotesca en su constitución, estaba dando como forma. Y no es pasión morbosa la que hay por ese tipo de gente.
Un perro chino, con esa piel desprovista de pelo, tiene el color de... Casi feo, cuando digo casi feo digo casi bello. Y esa relación está definiendo o revelando un sentido de la belleza, que no brota solamente de las cosas lindas. Estoy hablando de ese tipo de belleza que da lo grotesco, lo exagerado, lo inusitado.
La existencia de esa realidad el hombre no la descarta, la ha incorporado a su vida misma. Una pared totalmente descascarada tiene también la belleza del tiempo que ha pasado, donde las moscas se han posado.

¿Por qué tantas cabezas?
La cabeza es lo que más veo. Es la cima del ser humano. Sobre la cabeza pongo cosas que pueden remitir a una idea totémica,  a una imagen totémica. Pero también son como las cosas que salen de la cabeza del hombre.
Además en las cabezas, en los rostros, está la historia de la gente, su pasión, su verdad, su mentira. Aunque la gente se enmascara. Eso es un rejuego, un poco "teatralesco". Y de ahí esa serie que titulé Pequeño teatro, donde quizás en las cabezas está la síntesis de todo lo que sucede. 

 
Les recomiendo entrar AQUI

No hay comentarios.: