6 may. 2012

Eugenia Balcells

Eugenia Balcells (Barcelona, 1942)se ha caracterizado por la creación de estructuras lumínicas, de construcciones simbólicas, definiendo la luz como eje central de todo su trabajo, aunque en cada momento ha estado implicada con la realidad social y personal de su entorno vital.

 Pionera del arte conceptual y del videoarte, Balcells tiene una extensa y poliédrica obra, reconocida internacionalmente, realizada con todo tipo de soportes, desde la fotografía a las instalaciones, filmes, vídeos y performances, pero prefiere no ensimismarse revisitando su producción. "Trabajo en el presente, en este siglo, en este momento", dice. Ha pasado mucho tiempo desde que llegara a Nueva York, el verano de 1968, en plena efervescencia contracultural y del movimiento contra la Guerra de Vietnam. O desde que sorprendiera al mismísimo Jonas Mekas con su filme Fuga. Lo importante, insiste, es el ahora y cómo utilizar el arte.Para Balcells, lo más interesante de la práctica artística es que no tiene objetivos predeterminados. "En este momento histórico esto es muy importante si se utiliza bien, si vamos más allá de mirarnos el ombligo. El arte ha estado demasiado ensimismado y ahora es más que nunca necesario que mire hacia fuera, porque la imaginación es uno de los recursos que más necesitamos para salir del embrollo en el que nos encontramos". En su opinión, el arte debe ser el lugar de encuentro entre la ciencia, el pensamiento y la imaginación para buscar nuevos paradigmas de la realidad.


 Balcells ordena el mundo en el orden de los chacras hindúes. El rojo, explica, "son todos los fuegos iniciales, las lavas iniciales de la formación del planeta; también la sangre y el interior del cuerpo; por las ranuras de cuatro metros se podrán ver los fuegos y las imágenes de Carmen Amaya bailando en Los Tarantos"."Subes desde el rojo, desde abajo, desde la fuerza del sexo; pasas al naranja, sigues por el amarillo, el plexo solar que es el Sol y también el alimento: los campos de trigo, el oro. Más arriba está el verde, que es el corazón y la naturaleza: los bosques, las plantas, las hojas. El cuello es turquesa, es la comunicación y las aguas, el mar y los ríos. Más arriba está el azul, la cabeza, la mente, el mundo de la creación de las geometrías. Y acabas con la noche, todas las ciudades del mundo por la noche. Y, finalmente, el violeta, ¿Qué hay violeta en la naturaleza? Cuatro flores, es la imaginación, y aquí ya tienes los fractales, los imaginarios, los sueños".



Propuesta que resigue los espectros de emisión y
absorción de la luz por parte de los elementos químicos.
Es a la vez un viaje a través de la energía
que generan las bandas lumínicas de los colores y
un homenaje a los átomos que conforman esencialmente
la materia.

No hay comentarios.: