26 nov. 2006




Cuando hables conmigo
no repares en normas
impuestas y arbitrarias,
deja fluir tu río,
voz de palabras turbulentas
que mi imaginación es
suficiente cauce
donde corran libres sin los
barrotes de la cordura.

No hay comentarios.: