26 ago. 2007

Los defectos son talentos en potencia



Los defectos son imperfecciones. Y las imperfecciones son perfectibles, de las puede corregir porque en su núcleo algo valioso.
El carbono puro cristalizado, en bruto no parece tener ningun valor, pulido se convierte en diamante. Así podemos concluir que el carbono puro cristalizado es un diamante en bruto sin pulir. De modo análogo los defectos son virtudes en bruto. Virtudes que aún no han sido pulidas. Y cuando ello ocurre muestran todo el brillo y el esplendor que estaban ocultos.
Miguel Angel solia decir, cuando le preguntaban como hacía para esculpir tan magníficas esculturas, que la estatua estaba en el mármol, él simplemente se mimitaba a quitar lo que sobraba.
Que genialidad! nunca sacaba de mas ni de menos para dejar aflorar el arte en toda su magnificencia.
Ninguno de nosotros es Miguel Angel. No obstante podemos aprender a utilizar el escalpelo del amor y el de la comprensión y comenzar a moldear nuestros defectos. Con paciencia y entrega solícita podemos ir quitando lo que sobra, puliendo sus contornos hasta darle forma al talento y la virtud que el defecto guarda en su núcleo constitutivo.
El poeta Rilke refiriendose al psicoanálisis expresó: "MUCHO ME TEMO QUE SI ME QUITAN TODOS MIS DEMONIOS, TAMBIEN ECHEN A VOLAR TODOS MIS ÁNGELES"

No hay comentarios.: