9 feb. 2009

"Sin seducción no hay arte" Cildo Meireles




Con una trayectoria que abarca más de cuarenta años, Cildo Meireles es tal vez el referente más nítido del arte suramericano del último medio siglo. Nacido en Río de Janeiro en 1948, presentó a finales de los sesenta sus primeros trabajos que ya hablaban de su interés por el espacio cotidiano, por la convergencia en él de presencias y sombras y por lo que en sus rincones se ocultaba. Después, ya en los setenta, arranca una sucesión de trabajos con el rumor del conceptual de fondo pero siempre atentos al valor de la experiencia, de lo vivido. El 11 de febrero se inaugura en el MACBA la esperada exposición retrospectiva-
¿Qué montaje presenta?
-Llevábamos tiempo Vicente Todolí y yo hablando de la posibilidad de hacer esta muestra. Es una muestra retrospectiva que tiene trabajos importantes de todas las épocas de mi carrera. En Barcelona no estará la instalación Fontes pero sí habrá más obras de la serie Arte Física.

-Se ha decidido montar A través en solitario...
-Sí. Vicente pensó en Londres que sería interesante montar dos piezas paradigmáticas como A través y Eureka en una misma sala. Pensó que podrían generar una comunicación de mucha intensidad y a mí me gustó la idea pues ambas se alimentan visual y auditivamente. Pero sí, en Barcelona irá sola.

También estará otro de sus trabajos emblemáticos, Cruzeiro do Sul, una obra del tamaño de una uña, que se montará en la oscura intimidad de la Capella del MACBA. “Es una pieza de escala pequeña pero con un contenido tan profundo que parece un trabajo barroco. Conviene no hablar mucho de ella para no cargarla más, que se satura”, dice Meireles entre risas. “El dado esta formado por dos mitades, una de madera de pino y otra de roble. El fuego resultante de estas dos maderas evocaba la divinidad de los indios Tupi, que vivían asfixiados por la presión de los Jesuítas”.

-¿Se considera usted un artista del Sur?
-Sí, mi trabajo se han formado a partir de circunstancias históricas, políticas y sociales muy concretas. El Sur siempre ha vivido a merced del Norte, eso es innegable, pero también lo es el momento actual caracterizado por esa palabra que me gusta tan poco como “globalización”, que a mí me suena a una alternativa desesperada para sobrevivir. Prefiero otros términos, como la “mundialización”, o la “planetarización”.

- ¿Y cómo ve la escena artística brasileña en la actualidad?
-Francamente bien.Las nuevas generaciones trabajan en varios escenarios pero el contexto es de una precariedad asombrosa. Es cierto que las autoridades destinan su dinero y sus esfuerzos a cuestiones de mayor impacto, mediático y económico, pero en Brasil tenemos la sensación de que los políticos no saben qué hacer con nosotros.(Javier Hontoria)

No hay comentarios.: