28 ene. 2010

Sanja Iveković





Nació en Zagreb, 1949. Vive y trabaja en Zagreb
Sanja Ivekovic pertenece a la generación artística
que surgió después del 68 y se crió en República Federativa Socialista de Yugoslavia. Su producción artística ha abarcado una amplia gama de medios como la fotografía, performance, vídeo, instalaciones y actuaciones en el público
En 1973, ella comenzó a trabajar con vídeo. . En la década de 1990, es importante su labor de tratar con el colapso de los regímenes socialistas, las consecuencias del triunfo del capitalismo y la economía de mercado sobre las condiciones de vida, sobre todo en las mujeres. (Es una artista que utiliza su propia imagen (mediante video, fotografía o performance) en relación a su acontecer político/social para dar cuenta de aquella extraña simbiosis entre individuo y sociedad y todos sus constructos intermedios, vale decir, sí misma en relación al antiguo régimen yugolasvo, sí misma en relación al gran relato (o la historia) o sí misma en relación a los estereotipos mediáticos de la mujer. Sus fotografías domésticas son puestas en relación a aquellas fotografías que en la prensa y publicidad de alguna forma se asemejan a las de sí misma. Su obra en general comunica el acto de ubicarse dentro de los otros. Como mujer entre los otros, como ciudadana dentro de una realidad política, como víctima en búsqueda de la identidad perdida de la madre en Auschwitz.
Ver parte de la experiencia personal vuelta lenguaje por otro, sucede en la forma de un extraño desdoblamiento. Hasta cierto punto, se podría decir que uno ha sido representado por la moda, por la publicidad y por la prensa, y si uno comienza a buscarse entre todo aquello, se encontrará, pero en fragmentos.
En Documenta 12 (2007)se presentan dos de sus obras. Una de ellas es un campo de amapolas rojas y blancas que simbolizan la belleza, la muerte y la paz.La segunda es
Triangle una de sus obras fotográficas más conocidas. Se trata de autorretratos realizados en el año 1979 en los que bebe whisky y se masturba en un balcón mientras el presidente yugoslavo Tito pasa por la calle con su comitiva militar. Una clara protesta contra un estado en el que dominaba el poder masculino y la falta de libertad. La sesión fotográfica/performance terminó con la llamada de las fuerzas de seguridad para que “desaparecieran inmediatamente las personas y los objetos de la terraza”.
Existen otro tipo de trabajos, en que si bien Sanja no utiliza la imagen de sí misma, hace uso, de igual forma, de aquella imagen vuelta estereotipo de sí misma, la de mujer joven que ha de someterse a la cirugía plástica o la de mujeres víctimas de maltrato. Como sea, busca todo aquello donde se ve reflejada o afectada

1 comentario:

kamagra dijo...

Wow impresionante, pareciese mentira pero una persona puede hacer mucho por el mundo y ahora con el internet esa oportunidad crece en cantidades, suerte.