19 set. 2011

Walmor Correa





Walmor Correa Florianópolis/1960 artista, que vive en Porto Alegre, posee un trabajo de colecta que parte de los relatos de viajeros, de seres híbridos que habitan la literatura, así como todo un saber popular alrededor de mitos y leyendas brasileñas. Toda esa reunión puede ser sintetizada en el título y subtítulo de uno de sus catálogos, Unheimlichimaginário popular brasileiro (2004 – 2005). La alusión al ensayo del 1919, de Sigmund Freud, de las Unheimlich, como aquello que es extraño y familiar o aún inquietante, junto a aquello que reside como oralidad, crea una imagen contrastante que no puede ser resumida solamente al encuentro del erudito con el popular. Se trata de una articulación de camadas, de historias y experiencias que van de las lecturas a las etnografías. Walmor crea una verdad a partir del verosímil, parodia la ciencia en sus hiatos, en sus verdades temporales, en los límites de sus descubiertas y discursos. Él entrecruza pintura, diseño y escrita, así como el rigor taxonómico de la clasificación. Según el artista, la elección del título, hecha conscientemente a partir de Freud, está relacionada a lo que no es doméstico, a lo que no es simple y que también es rudo. “Acredito que, ao viabilizar fisiologicamente a existência desses seres, não somente respondo a algumas das perguntas que fiz à natureza quando criança, de acordo com a minha própria interpretação dos paradigmas da ciência, como proponho uma interrogação e uma reflexão acerca dos limites das nossas certezas”  argumenta el artista en el texto del catálogo. Walmor Corrêa trata de aquello que nos es más arcaico y sigue hasta cierto punto la argumentación de Freud en el ya mencionado ensayo sobre el inquietante (Das Unheimlich), donde ese arcaico se ubica en una delgada película tal cual nuestra relación con la muerte. Según Freud, dos factores serían responsables por la existencia del arcaico en esa delgada película que sería la fuerza de nuestras relaciones emotivas originales y la incerteza de nuestro conocimiento científico. Cuando argumentamos que existe un límite del gesto del artista cuanto a lo que escribió Freud, es porque existe por el sesgo de la ficción (y también por la parodia) una superación de la incerteza por un modo de adueñarse de seres hasta entonces inclasificables por su composición híbrida.
De este catálogo, las imágenes de Ondina (otra denominación para el híbrido de mujer y pez) y Ipupiara, quien según Barleu seria una especie de Tritón. Cual es, al fin, la operación de Walmor Corrêa? Walmor hace visible ese imaginario y realiza un corte en la imagen, o sea, organiza y clasifica aquello que no está en el campo de lo visible. Materializa diversos fragmentos orales e impresos, moviliza el imaginario.
Unheimlich funciona como una especie de atlas de la anatomía del imposible. Más allá de la Ondina y del Ipupiara, Walmor presenta a seres como el Capelobo, híbrido de hombre con tamanduá, originario de la región del Xingú, en Pará, Norte de Brasil; la Cachorra da Palmeira, híbrido de perra y mujer, presente en la región de Alagoas, Nordeste de Brasil; el Curupira, más presente en la región Norte, en especial en las florestas, especie de cíclope si queremos acercarnos una vez más a la Odisea, aunque no sea un gigante y tenga sus pies vueltos hacia la dirección opuesta a la de su cuerpo.
Disecar el Ipupiara, inventar y calcular su anatomía y fisiología desarman a su cuerpo en la base del encéfalo, en los pulmones, en la base del cerebro, en el esqueleto, en la formación craniana, en la cavidad bucal, en el ádito laríngeo, en la mandíbula y en el hueso pélvico y del cuadril. Sus “patas atrofiadas” funcionan como nadaderas que les permiten nadar y flotar. Tal cual un naturalista, el cuerpo es dividido y descrito; incluso esa situación descriptiva puede ser visualizada en la imagen en dibujos secundarios añadidos de una delgada camada de texto manuscrito, procedimiento utilizado para todos los híbridos en Unheimlich.

3 comentarios:

javier dijo...

cómo que seres oníricos o extraños, cada dia camino de mi trabajo, me cruzo con ellos y siempre sonriendo saludan amigablemente

ñOCO Le bOLO dijo...


· Extraordinario trabajo.

· Salud·os

CR & LMA
________________________________
·

angela dijo...

realmente me siento afin a su obra