20 feb. 2010

Eduardo Berliner




Normalmente empiezo mi trabajo mirando a mi alrededor guiado por la curiosidad, la extrañeza, la duda o incomodidad. Entonces suelo registrar mis pensamientos en los cuadernos de uso de dibujo, collage, escritura y fotografía.La acumulación de registros forma una red de relaciones.
fotos , Banco de trás, 200 x 200 cm, 2009, atelier caderno de desenho,

11 feb. 2010

Latifa Echakhch







El trabajo de la artista francesa de origen marroquí Latifa Echakhch, afincada en Suiza desde hace años, se desarrolla en el ámbito de la escultura y la instalación e incluye el vídeo y la fotografía. Sus obras parten del estudio de aspectos concretos de la historia social y política, como la radicalización política de los años cincuenta y la emergencia de los dos bloques como consecuencia de la Guerra Fría. Su trabajo se convierte en una herramienta de análisis de elementos que la artista sitúa en un contexto totalmente diferente al original y con los que establece una relación que podría etiquetarse de «arqueológica.
En uno de sus últimos trabajos, que ha titulado A Chaque Stencil une Révolution (2007), usa el stencil o estarcido, una técnica gráfica que se vale de un patrón para realizar una figura, un logo o un eslogan. Se trata de un recurso muy utilizado en pintadas callejeras porque permite precisión y rapidez a la hora de reproducir un mensaje. En cada patrón aparece una frase revolucionaria a modo de título y se refiere a alguno de los movimientos de protesta que llenaron las calles de Europa a finales de los sesenta y al uso del papel de carbón como herramienta para tomar las calles armados con eslogans. El resultado final es una instalación compuesta por miles de hojas de papel carbón Establece un vínculo estrecho con la tradición del minimalismo y del arte conceptual estadounidense. Comisaria: Chus Martínez

3 feb. 2010

Erick Beltrán





Erick Beltrán (Ciudad de México, 1974) se ha prodigado en los últimos años en diversas exposiciones en Barcelona -Registros y hábitos en la Fundación Tàpies o Algunos libros de artistas en la galería ProyecteSD-. Ahora presenta su primera exposición individual en la galería Joan Prats bajo el título Serie Calculum. En aquellas exposiciones su trabajo parecía caracterizarse por una especie de reciclado, en periódicos y ediciones de artista, de la sobreinformación omnipresente hoy en día. Ahora, sin embargo, parece haberse concentrado en la reconstrucción de un archivo de objetos que giran en torno a la idea de valor en la sociedad contemporánea. Así una copia del manifiesto antropofágico brasileño editada en letras barrocas convive con un extraño sello de Nueva Zelanda o las uñas de Rasputin. Cada uno de los elementos de este archivo, en el que todo indica que puede desplegarse hasta el infinito, está dispuesto bajo un lema -anomalia para el manifesto antropofágico...- acompañado del objeto y un breve texto explicativo. Todo como una especie de gabinete de curiosidades.
Así que, más que a la idea de valor, el archivo de Erick Beltrán responde a esa extraña cuestión de la curiosidad o lo que se ha quedado en los meandros de la historia. Una cuestión que, por otra parte, tiene poco de contemporánea-tampoco el archivo-. Basta pensar en el museo imaginario de Malraux.
Pero la referencia al archivo no acaba ahí. En contraposición a los objetos que constituyen ese gabinete de curiosidades, Erick Beltrán presenta una serie pizarras con mapas que trazan relaciones entre conceptos. Todos ellos están supuestamente asociados a esa idea de valor. El resultado, intencionado sin duda, son cruces de palabras difíciles de descifrar y que delatan, una vez más, la imposibilidad de encontrar algún tipo de ordenación lógica. Más allá de su indigeribilidad, la intención de estos mapas es asentar su trabajo como un intento por dar respuesta al caos contemporáneo, por intentar buscar explicaciones que caminen por meandros o que revelen algún tipo de visión del mundo no hecha a partir de lugares comunes.
Es ahí donde resulta pertinente este trabajo archivístico y donde puede revelar conexiones con otros registros como la literatura de Vila-Matas o los ensayos de Eloy Fernández Porta. David G. TORRES

"La vida diaria es un continuo flujo de sensaciones, imágenes, colores, sonidos y recuerdos a los que intentamos dar un orden" E.B